Mundo Fiduciario

El Papel de los Administradores Principales y Sustitutos

Categorías:
Autor: Mundo Fiduciario

Por Anthony McCarthy

En este artículo, echamos un vistazo a una de las mejores prácticas en evolución para establecer los parámetros de la estructura de un crédito, y cómo la previsión puede ayudar a mitigar el riesgo potencial de los acreedores al asegurar que se sigan prácticas comerciales coherentes y éticas en la administración del proceso de crédito.

 

Imagínese esta situación. Después de comprar un coche hace aproximadamente un año, ha estado recibiendo las facturas de las cuotas mensuales y las ha pagado puntualmente. De repente, se da cuenta de que no recibió su factura el mes pasado y, efectivamente, tampoco llega este mes, ¿qué hace usted? 

Si es como muchos consumidores en México y en el mundo, donde no hace nada, ahí está el problema. En realidad, el síntoma del problema seguramente comenzó mucho antes de que esa factura nunca se enviara.

 

La base de una multitud de créditos emitidos en todo el mundo por los acreedores en cualquier número de industrias (incluyendo los fabricantes de automóviles, sus redes de concesionarios y las empresas de financiación asociadas) son los bonos financiados por los tenedores de bonos. De la misma manera que un consumidor que ha pedido un crédito para comprar su vehículo, espera recibir una factura cada mes, los tenedores de bonos esperan que los encargados de gestionar el proceso de facturación, así como de la contabilidad y otros procesos relacionados con el cobro de esos pagos, desempeñen sus funciones de forma coherente y responsable. Lamentablemente, no siempre es así.

Por diversas razones, que van desde la de insolvencia, fraude, malas prácticas comerciales o incompetencia general, los administradores de esos créditos, normalmente denominados «Administradores Primarios», tienen potencial de no cumplir con sus obligaciones fiduciarias. Además, cuando esto ocurre, los deudores no son los únicos afectados. Los tenedores de bonos también pueden verse en una posición difícil y comprometida, sobre todo porque sus indicadores de una cuestión potencialmente problemática en relación con la administración de esos créditos pueden ser más tardíos que los del deudor.

 

¿Cómo puede ocurrir esto?

 

El conocimiento de los inversionistas sobre muchos de los detalles de sus inversiones es a menudo más limitado de lo que se podría pensar, especialmente en situaciones en las que no hay información periódica para protegerlos. La mayoría de las veces, un tenedor medio de bonos simplemente sabe que compró una serie de bonos y que, como resultado, reciben pagos regulares de intereses y de capital. Si esos pagos de intereses, por ejemplo, comienzan a emitirse desde las reservas en lugar de los fondos asociados a los pagos de los créditos actuales, es poco probable que el tenedor de bonos sea consciente de esa importante distinción. Incluso, si esos pagos de intereses no se contabilizan en la cuenta del titular durante uno o dos meses, pueden pasar desapercibidos dependiendo de la sofisticación de las propias prácticas de conciliación del titular. Una vez que se constata la falta de pago de intereses, pueden pasar uno o dos meses antes de que se tome alguna medida. Para entonces, la situación puede ser crítica.

 

Aquí radica la necesidad de asignar funciones adicionales de «Administrador» en la estructura del crédito para ayudar a garantizar que se sigan prácticas empresariales coherentes y éticas en la administración del proceso de crédito.

 

Administradores Principales y Sustitutos

 

Un «Administrador Principal» es una entidad tercera que está calificada por una agencia de calificación para supervisar las operaciones y es contratada para garantizar que todas las prácticas se llevan a cabo de acuerdo con la estructura y las obligaciones contractuales del crédito. Actúa de forma muy parecida al departamento de cumplimiento de una empresa en la aplicación de determinadas políticas, procedimientos y requisitos normativos.

Cada vez con más frecuencia, observamos un interés expreso entre los acreedores y las agencias de calificación por la inserción de Administradores Principales en las estructuras de bonos para proteger los intereses de los tenedores de bonos. Además, un mayor número de estas estructuras, incluyen ahora un «Administrador Sustituto» para que sirva de respaldo en caso de incumplimiento u otros problemas, como los mencionados anteriormente, que impidan que el Administrador Principal o el Maestro sigan desempeñando sus funciones. En algunos casos, la estructura del crédito estipula que un administrador sustituto funcione en paralelo con el administrador principal designado, proporcionando un nivel continuo y duplicado de supervisión y cumplimiento. Sin una de estas medidas de respaldo, cuando el servicio se estropea, suele ser necesario el consenso de los tenedores de bonos para tomar una decisión sobre la designación de un sustituto. La convocatoria de una asamblea, la obtención de un quórum y la adopción de una resolución pueden llevar de unas semanas a unos meses. 

 

Mientras tanto, la continuación de los problemas de servicio causal a lo largo de la inactividad puede aumentar la dificultad de aplicar medidas correctivas basadas en un mayor deterioro tanto de la garantía como de la voluntad de pago del deudor. Aunque, por supuesto, hay un costo asociado a la adición de cada uno de estos niveles de prevención de riesgos en el proceso. Creemos que hacerlo se ajusta a las mejores prácticas actuales y esperamos ver un movimiento continuo hacia una mayor adopción de los roles de Administrador Principal, Sustituto y Sustituto Paralelo en México en el transcurso de los próximos cinco años.

 

El escenario de autofinanciamiento descrito anteriormente se basa en un compromiso real de alto nivel, donde las empresas especializadas se involucran directamente en calidad de Administrador Sustituto.

 

Durante 2018, los tenedores de certificados bursátiles fiduciarios de tres emisiones de valores que fueron garantizados con un saldo de cartera de crédito de más de 100 millones de pesos para la adquisición de vehículos automotores, seleccionaron por otro lado a un Administrador Primario Sustituto para reemplazar a su Administrador Primario; una empresa de financiamiento automotriz que enfrentaba problemas operativos y financieros significativos. Este paso se dio como medida preventiva ante una situación creciente de incumplimiento tanto en el pago de la emisión como en otras obligaciones administrativas.

Tras ser contratado el Administrador Primario Sustituto,  inicialmente realizó una revisión y un análisis exhaustivos de la cartera que garantizaba las emisiones.  Los tenedores de bonos pidieron a la empresa seleccionada que asumiera la responsabilidad administrativa sobre la cartera de aproximadamente 4,000 créditos. Los resultados del análisis habían servido para informar a los tenedores de los bonos sobre las deficiencias significativas en la documentación y el estado de recuperación de los créditos.

 

Preocupaba especialmente la falta de información fiable sobre los saldos deudores. En consecuencia, como nuevo Administrador Principal,  recibió la responsabilidad de: 1) realizar un nuevo cálculo de los saldos y conciliarlos con los deudores; 2) identificar qué créditos habían sido pagados, además de, recuperar los que no lo habían sido. Los esfuerzos de recuperación, que implicaron un minucioso trabajo de localización y contacto con cada deudor, así como la negociación de las condiciones de pago para poner al día a cada uno de ellos o liquidar su deuda, dieron como resultado niveles de cobro de más del 90% del total de los saldos adeudados. También se tomaron medidas adicionales con las compañías de seguros para los pagos relacionados con las unidades/vehículos dañados. Los ingresos recaudados gracias a estas gestiones se destinaron al pago de la emisión de bonos.

 

Esto, por supuesto, es sólo un breve resumen del papel fundamental que desempeñó el Administrador Principal Sustituto  para ayudar a este cliente, en particular a recuperar el control de su cartera de créditos mal gestionada.

 

 

 

Anthony McCarthy Moreno

 

Director General de Hilco Terracota

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.