Serie: Cómo sobrevivir en tiempos de Covid-19

10 formas de conseguir dinero para tu empresa – parte 1

Según la opinión de algunos expertos, lo esencial para que una empresa subsista a la crisis por el Covid-19 es tener liquidez, es decir, contar con dinero disponible que nos permita afrontar los compromisos a corto plazo y seguir operando. Quizá te preguntarás, ¿si no tengo ventas, de dónde obtengo ese dinero? O ¿cómo puedo obtener un crédito si estoy mal en el Buró? Aquí enumeramos 10 alternativas para tener liquidez en cualquier situación en la que se encuentre tu empresa.

Reduce los gastos y elimina lo que no es prioritario.

Deberás empezar por prescindir de algunos gastos que podrían haber sido inversiones en su momento, pero ahorita como no están produciendo no existe una ganancia y por lo tanto deja de ser una inversión.
«Lo primero que tiene que hacer la empresa es priorizar, sentarse a ver sus gastos principales, ver de qué puede prescindir y ponerse en estado de supervivencia.»
Moisés Gené A
Por ejemplo, puedes pausar tus gastos de publicidad por un tiempo, o bien, si es indispensable para vender, podrías reducir el presupuesto destinado. Realiza una evaluación de tus ventas del último periodo, determina el tipo de cliente que más consume tus productos o servicios y crea una estrategia de marketing que se dirija a este perfil. Así, con menos recursos podrás llegar a un nicho de mercado con mayor probabilidad de comprar. Evalúa la estructura de tu empresa, tal vez puedas redefinir puestos de trabajo, negociar sueldos con directivos o en última instancia con tus colaboradores. Podrías prescindir de suscripciones a revistas, plataformas, prestaciones o algunos servicios de terceros que no son esenciales en tu operación, etc.
«El recorte de gastos no esenciales permitirá equilibrar el déficit que se tiene en ingresos.»
Gerardo López N.
Lo importante aquí es que analices tu empresa e identifiques en qué se está ocupando el efectivo y qué gastos puedes eliminar. De esa forma tendrás mayores flujos de dinero que te permitirán continuar con tu actividad. Una vez que has descartado los gastos no esenciales, el siguiente paso es buscar la manera de meter dinero al negocio.

Aportación adicional de socios: «uno para todos y todos para uno».

Como opción de financiamiento, los socios pueden aportar fondos adicionales al capital, ya sea con efectivo que tengan disponible, o bien, adquiriendo un crédito a título personal para fondear la empresa y tener liquidez. Ten en cuenta que los cambios de capital, deben ser acordados en una asamblea y en los términos que marca la Ley. Para que resulte beneficioso a la empresa, consulta con tu contador cuáles serían los pasos a seguir, de no ser así, podrían surgir inconvenientes en temas contables y fiscales.

Implementa técnicas de cobranza para que no deje de sonar la caja.

Es evidente que los ingresos tanto de las familias como de las empresas se han visto mermados en los últimos meses debido a las restricciones a causa de la pandemia. Cuando un cliente no te paga, no siempre es porque no quiere, tomando en cuenta lo que estamos viviendo, es posible que aunque tenga la voluntad de hacerlo, la realidad es que no le alcanza. Ante esta situación, es necesario que tú le ayudes a cumplir con ese compromiso
«Lo que yo considero viable para que la empresa siga recibiendo ingresos, es dar facilidades de pago a sus clientes y que de esa manera se conserve un flujo de efectivo, al menos mínimo, que le permita seguir comercializando sus productos.»
Gerardo López N.
Suponiendo que un cliente no puede realizar su pago total en la fecha estipulada, podrías llegar a un acuerdo para que abone el 60% de lo que corresponda con la condición de no generarle recargos o intereses. Otras ideas son ofrecer un porcentaje de descuento si el cliente paga de forma anticipada tus servicios o si realiza su pago en 10 en lugar de 30 días después de recibida la mercancía. Recuerda que para sobrevivir en tiempos de Covid-19, como empresarios es necesario enfocarse en la liquidez del negocio y no en la rentabilidad.

Negocia con tus proveedores

Los proveedores son más que surtidores de suministros, ellos pueden ser unos excelentes aliados. Será cuestión de que platiques con tu proveedor y lleguen a un acuerdo de cómo podría ayudarte para que no dejes de operar. En el punto anterior se mencionaron algunas ideas de facilidades de pago que tú como cliente también podrías aprovechar, por ejemplo los descuentos por pago anticipado. Si tienes la práctica de pagar en una sola exhibición, pero en estos momentos no te es posible, coméntale a tu proveedor, quizá pueda darte un crédito de 30, 60 o 90 días que te dará tiempo de tener los ingresos suficientes para pagarle. Por lo común, este tipo de créditos no generan intereses. Es importante sopesar las opciones que se te presenten y cuál sería más conveniente para tu empresa, toma en cuenta el tiempo que tardas en cobrar tus ventas para no quedarte sin liquidez.

Reinventa tus estrategias de ventas, no te quedes atrás.

Ya comentamos de los cambios que casi de forma obligada hemos tenido que hacer en nuestras vidas. Las empresas no son la excepción. Todos los sectores económicos han sido afectados a causa de la pandemia por Covid-19. Algunas de las empresas no han podido resistir y han cerrado, otras cambiaron su giro con tal de seguir activas y otras están transformando su modelo de negocios para continuar vigentes. Las modificaciones más notorias se han dado en los mecanismos de venta. Un claro ejemplo son los restaurantes. Al principio del aislamiento por disposiciones de las autoridades pararon sus actividades. La mayoría tuvo la iniciativa de trabajar a puerta cerrada e impulsar sus ventas con el servicio a domicilio, ya sea a través de plataformas de entregas o con recursos propios. Otras opciones para que las ventas no se detengan es integrar formas de pago alternativas que sean más accesibles al público. Por decir algunas, están las pasarelas de pago que generan referencias para que el cliente pueda pagar en la farmacia o en la tienda de conveniencia. También hay pequeños negocios que reciben depósitos en tarjeta de débito y transferencias bancarias. Si bien en los últimos años se ha mantenido una tendencia hacia el comercio electrónico, a consecuencia de la pandemia se ha visto acelerada la transformación digital. Las tiendas en línea, las redes sociales y otras plataformas digitales son hoy el principal motor para continuar vendiendo. La estrategia que lleves a cabo, deberá estar de acuerdo al giro de tu negocio y del público al que te diriges. También ten presente que lo importante es tener flujo de dinero que te permita continuar.

Serie: Cómo sobrevivir en tiempos de Covid-19

10 formas de conseguir dinero para tu empresa – parte 2

En el tema anterior las primeras 5 alternativas para tener liquidez en tu empresa durante la pandemia se enfocaron a los cambios que puedes hacer desde adentro y lo que tienes más a tu alcance. Vamos a continuar en esta segunda parte del tema donde los expertos nos platican otras formas de poder meter dinero al negocio con ayuda de las instituciones financieras.

Reestructura tus créditos, pero sigue cumpliendo.

Si bien desde hace meses muchas entidades de crédito están realizando reestructuras para facilitar a sus clientes el cumplimiento en sus pagos, nuestra recomendación es evitar tomarlo como una primera opción. Ten en cuenta que una reestructura no significa la condonación de intereses o de capital, sino que se refiere al diferimiento de pagos. Lo común es que estos sean menores, pero se alargue el plazo y los intereses se generen durante más tiempo. Antes de optar por una reestructura, analiza bien los flujos que tienes, podría ser que realizando algunos cambios logres contar con el dinero para seguir pagando normal.
“Si no sabes cómo va a estar la situación después y hoy puedes pagarlo, mejor hazlo. Creo que el dicho «No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy», cabe perfecto”
Moisés Gené A
Una vez que has examinado tu empresa y hecho lo posible por tener más efectivo, si aun así no puedes cubrir los pagos de tu crédito, entonces acércate a tu institución financiera para solicitar una reestructura. Revisa muy bien los términos y condiciones bajo los que se otorga, pregunta todas las dudas que tengas a tu ejecutivo. Asegúrate de entender bien tu nueva tabla de pagos para no atrasarte y no generar comisiones o intereses moratorios. Recuerda que esta es una alternativa para ayudar a tu negocio, cuida tu dinero.

El factoraje, un adelanto de tus CxC.

Existen sociedades financieras que pueden otorgar liquidez a tu empresa a través de la compra de sus cuentas por cobrar. Dependiendo del tipo de productos que vendas, del perfil de tus clientes y el volumen de ventas, es posible que puedas aplicar a esta alternativa. Con el objetivo de ilustrar, te explicamos a grandes rasgos cómo funciona: Le vendes tus cuentas por cobrar a la empresa de factoraje, esta te adelanta un porcentaje del total, por ejemplo, el 80%. Cuando la empresa logre cobrar a tus clientes las facturas que le cediste, entonces te pagará el saldo menos los cargos que correspondan. Existen diversos tipos de factoraje, por lo que la institución que la ofrece puede recomendar la que más convenga y se adapte mejor a tu negocio. Este producto es una buena opción para empresas con ciclos de cobranza a largo plazo y tiene como ventaja que en poco tiempo puede disponer de efectivo para cubrir su operación. El factoraje es una opción más de financiamiento, por lo que es importante que te asesores bien para saber si es lo que necesitas.

La línea de crédito como un seguro.

Ante la situación económica que vivimos por la pandemia, es normal que te preguntes si te conviene sacar un crédito para continuar con tu negocio. Quizá pienses que endeudarte solo te traerá problemas y eso será verdad si no lo adquieres de forma responsable. Entonces, ¿cómo tener un crédito que te convenga? Hoy, la clave es determinar cuánto es lo que puedes pagar. Si después de optimizar tu operación, recortar gastos, obtener apoyo de tu proveedor y cualquier otra acción, consigues tener un excedente de efectivo mensual entonces busca un crédito que puedas pagar con ese dinero. Recordemos que en este tiempo el principal objetivo como empresario es que tu negocio tenga liquidez. Así que para que un crédito te convenga deberás invertirlo de forma que genere más efectivo en un corto plazo. Por ejemplo, comprando materias primas o mercancía. Otro punto de vista que pocas veces tenemos presente, es que una línea de crédito puede funcionar como un seguro para tu empresa. Muchas instituciones financieras, como las sofomes te permiten abrir líneas de crédito sin costo y solo te cobran las comisiones e intereses que corresponda a la disposición de efectivo que hagas. Así que aunque ahora no requieras usar el dinero, puedes realizar tu trámite para mantener líneas abiertas (que no te cuesten) con el fin de tenerlas a la mano cuando las necesites.

Sácale provecho a tus propiedades a través de un préstamo con garantía.

Es común que en un crédito tradicional, durante la evaluación, la institución financiera ponga especial atención en los flujos de efectivo del solicitante. Sin embargo, ante la pandemia es de esperarse que estos se vean reducidos.
«En el escenario económico actual, donde nadie tiene certeza de qué va a pasar, los flujos de efectivo se convierten en algo muy difícil de asegurar.»
Adolfo González.
Por lo tanto, un instrumento del que pueden hacer uso los empresarios que se encuentran en esa situación, es el préstamo con garantía del cual existen diversos tipos. En todos los casos, una garantía tiene como objetivo asegurar el cumplimiento de un compromiso. Dependiendo de la cantidad de dinero que quieras solicitar será el tipo de préstamo al que deberás recurrir. Si tu empresa no tiene recursos de su propio flujo de negocio y requiere una cantidad importante para continuar, el crédito podría ser respaldado por medio de bienes inmuebles como casas, edificios y terrenos. La entidad financiera te dará las condiciones para que la propiedad pueda aplicar. El Sr. Ricardo Madrazo nos platica otro mecanismo que utilizan en Cualli, consiste en dar un crédito sobre propiedades que saldrán a la venta. Por ejemplo, si quieres vender tu casa te pueden adelantar el 25% de su valor, así obtienes un recurso temporal y no pagas nada hasta que no se venda. De esa forma, la fuente de repago es tu misma propiedad.
«Los bienes son para subsanar los males».
Recuerda que cada entidad financiera tiene sus propias políticas y criterios de negocio. Algunas te ofrecerán este producto aún si tu historial de crédito no es óptimo, otras podrán pedir que el valor de la garantía sea dos o más veces el monto del crédito, también podría llevarse a cabo a través de un contrato fiduciario, entre otras condiciones.

El arrendamiento como inversión.

De forma simple, podemos explicar el arrendamiento así: una entidad financiera compra el bien que tú necesitas, te otorga su uso durante un plazo acordado bajo un plan de rentas y al terminar puede darte la opción de devolver el bien o quedártelo pagando el valor residual. De esa forma puedes rentar vehículos, maquinaria, mobiliario, tecnología y cualquier otro activo que necesites para tu operación. Como producto financiero, sus grandes beneficios son poder adquirir bienes costosos sin tener que realizar un fuerte desembolso de dinero y reducir la carga fiscal de tu empresa deduciendo todas tus rentas. Ante la crisis por pandemia, además de tomar en cuenta los beneficios antes mencionados, contratar un arrendamiento debe evaluarse desde el punto de vista de inversión, es decir, que genere un adicional. Por ejemplo, para un despacho contable arrendar un auto no le producirá un ingreso explícito, así que no podría tomarse como inversión. En cambio, para un negocio de servicio de paquetería que ha tenido un incremento en la demanda, arrendar más camionetas podría significar una buena inversión a corto plazo, pues aumentará su capacidad y mejorará sus tiempos de entrega. Existen diversos esquemas de arrendamiento, otro de ellos es el lease back.
«Debe haber algunas fábricas con equipos que fueron comprados y hoy pudieran acceder a arrendamientos para poder tener liquidez.»
Ricardo Madrazo.

¿Cómo funciona el lease back?

«Consiste en que la empresa vende alguno de sus activos productivos a una entidad financiera, esta le paga el precio pactado y después se lo da en renta a la empresa bajo un contrato. De esta forma, al vender el activo la empresa se hace de una liquidez importante en ese momento y al tomar la opción de arrendamiento puede seguir usando el equipo y realizar cómodos pagos de rentas para mantener sus flujos de efectivo.»
Gerardo López N.
Dependiendo del giro de tu negocio puede ser conveniente o no algún esquema de arrendamiento. Es muy importante que tengas en cuenta lo siguiente:
«El arrendamiento no se puede prepagar sobre saldos insolutos a diferencia de un crédito que puede liquidarse por anticipado, son dos instrumentos financieros muy diferentes.»
Moisés Gené A.
Si decides optar por algún producto de arrendamiento asegúrate de entender muy bien los términos y condiciones del contrato para no tener inconvenientes y que de verdad resulte beneficioso.

Conclusión

Antes de implementar cualquiera de las 10 formas para conseguir dinero durante la pandemia, conoce bien la situación actual de tu empresa, toma en cuenta:
  • El giro o actividad. ¿Es post-Covid?, ¿vale la pena seguir invirtiendo o será mejor trabajar en un proyecto más viable?
  • El modelo de negocios. ¿Se adapta a la actualidad o necesito modificar algo?
  • El personal y los recursos de los que dispones ¿Qué requiero y qué no?
  • Su estructura operativa. ¿Mis procesos son los óptimos?, ¿cómo mejorarlos?
  • La afectación económica que está teniendo a causa de la pandemia. ¿Cómo van mis ingresos y gastos?
  • Los cambios del público al que se dirige. ¿Cómo han modificado sus hábitos de consumo?
  • Las disposiciones o restricciones de las autoridades. ¿Cómo afectan a mi empresa?
Es importante que todas las decisiones que tomes vayan alineadas con tu plan de negocios. Renuévalo si es necesario pero siempre tenlo a la mano, te ayudará a no perder de vista tus objetivos. Si aún no tienes el tuyo, hoy es un buen día para hacerlo.